EL ANTIESPASMÓDICO

El organismo controla el funcionamiento de los órganos del tubo digestivo por medio de los nervios del sistema nervioso vegetativo (involuntario).

Estos nervios liberan una sustancia química mensajera – la acetilcolina- que al unirse a su receptor específico situado en las células de los órganos abdominales producen la contracción de su pared muscular.

Este receptor se conoce como receptor colinérgico, por responder selectivamente y específicamente a la acetilcolina.

Cuando se produce un espasmo, la estimulación que produce la acetilcolina es una de las causas de su persistencia.

¿

Es posible evitar esa estimulación indeseada

?

Sí. Existen sustancias capaces de bloquear selectivamente los receptores colinérgicos. Estas sustancias se adhieren al sitio de unión del receptor impidiendo que la acetilcolina pueda unirse a él y estimularlo.

Por consiguiente, anulan la acción de la acetilcolina.



El efecto directo de estos medicamentos de acción anti-colinérgica es la relajación del músculo visceral, neutralizando el espasmo.

Los anticolinérgicos, en consecuencia, son antiespasmódicos.

© 2012 Laboratorio Lazar. Argentina. by ILUSIONIDEAS